Hazte Fan en Facebook, Twitter, Youtube, Boletin

Publicado en Varios | 2 comentarios

Ritual de la videncia del Tarot

El desarrollo de una sesión de Tarot tiene sus características particulares que hay que respetar ya que es necesario crear una situación apropiada, para concentrarse y alcanzar los niveles de videncia esperados.
El ritual del Tarot es sencillo y si Ud. tiene facultades innatas no le será difícil realizarlo ya que se destaca por su sencillez y la concentración que genera.

La concentración es relajación y el ritual no debe ser complicado ya que esto desorienta también a quienes vienen a consultarlo. Lo principal es evitar las interrupciones, por ello el lugar no solamente debe ser tranquilo sino además suficientemente aislado, para evitar el paso de personas, sonidos de timbres, teléfonos, etc.

Debe prepararse correctamente el salón donde se realizará la sesión, y cuando entre nuestro consultante la mesa debe estar despejada y el mazo de Tarot a mano.

Iluminación: podemos aprovechar la luz para crear un efecto ambiental adecuado; la luz tiene que permitirnos ver con claridad y no crear rincones oscuros o muy apagados, pero ayuda si induce a la concentración y la sugestión del consultante.

Debemos contar con un pequeño velador sobre la mesa que encenderemos mientras apagamos la luz central, en el momento en que iniciemos nuestra concentración.

Evitar toda connotación oscura o macabra, recordemos como lo hemos dicho que el Tarot es un método que tiene centurias, que sirve a la adivinación e interpretación.
Si sabemos que no vamos a ser interrumpidos podemos dejar alguna ventana abierta, lo que ayuda a la ventilación y a no hacer agobiante el ambiente si tenemos incienso encendido.
Caso contrario, debemos cerrarla para que no entren ruidos del exterior.

Cuando entre nuestro consultante lo haremos sentar frente a nosotros y podremos comenzar a hablar de generalidades para lograr su relajación y confianza. Mientras hablamos iremos desenvolviendo el mazo de tarot y trataremos de indagar el motivo de su consulta, pero siempre tratando de no hacer demasiadas preguntas; es preferible concentrarnos en lo que nos dirán las cartas del Tarot.

Al empezar la concentración tomaremos las cartas entre nuestras manos y pediremos claridad en la interpretación, con humildad y convicción. Tengamos en cuenta que el Tarot es una poderosa herramienta y que si ponemos en juego nuestra sensibilidad y percepción, quizás podamos ayudar a nuestros semejantes a resolver algunos de sus problemas.

Debemos mantener las rodillas en ángulo recto y los pies apoyados sobre el suelo, y pedir a nuestro consultante que descruce las piernas si es que lo ha hecho, pues es una actitud típicamente autodefensiva.
Al iniciarse la sesión elegiremos el tipo de tirada de tarot más adecuada al momento, según nuestro estado de ánimo o la percepción que tengamos del ambiente, con la práctica sabremos cuál es mejor en cada momento.

Debemos prestar mucha atención a las preguntas que nos hace el consultante y las circunstancias.
Las cartas de Tarot deben estar bien barajadas para que algunas salgan invertidas. El corte puede ser hecho tanto por nosotros como por el consultante, según deseemos o no que sean tocadas por éste. El corte puede ser en dos o tres montoncitos.

Las cartas de Tarot deben ser colocadas sobre la mesa según el sistema elegido. Una vez que estén todas desplegadas dejamos trabajar nuestra interpretación, comenzando con una impresión general. En este sentido se puede observar la proporcionalidad de cartas invertidas (representan los malos momentos), cantidad de bastos (trabajo y esfuerzo), espadas (problemas), oros (asuntos económicos), copas (sentimientos).

Después de este paneo general y evaluando la impresión que nos causa, comenzaremos con una interpretación carta por carta intentando responder las preguntas del consultante.
Al finalizar la sesión debemos ventilar la habitación y preparar el mazo de cartas de tarot para la siguiente consulta.

Autora: Marcela E. Diaz en exclusiva para © consultacartas.com – todos los derechos reservados

Publicado en Cartomancia | 2 comentarios

La clave del Destino I

A través de los siglos, los seres humanos buscamos de distintas maneras conocer la clave de nuestro destino. Oráculos, pitonisas, mancias diversas…

También hemos buscado ayuda para superar nuestros problemas espirituales, en las religiones y en los ancianos de la tribu… Últimamente han proliferado tiracartas y adivinadores, personas sin escrúpulos que muchas veces se aprovechan de la ignorancia o las necesidades de la gente.

¿Qué rol juega el mágico y fascinante mundo del Tarot? ¿Podrá ayudarnos en esa búsqueda? El aprendizaje, el conocimiento e interpretación de las barajas nos invita a descifrar sus enigmas para saber más o sencillamente entretenernos con un juego apasionante.
Posiblemente el Tarot sea el antepasado de los distintos juegos de cartas que conocemos en la actualidad.

¿Es realmente un juego el Tarot? Quizás sean solamente un conjunto de láminas ilustradas para un momento de ocio… O quizás no. Desde luego que pueden usarse para jugar, pero a poco de adentrarse en este viaje apasionante, este universo mágico que se abre frente a nuestros ojos en figuras medievales que evocan tiempos de princesas y dragones, empezamos a encontrar interpretaciones del pasado y a entrever un futuro posible donde las leyes del tiempo y el espacio cobran nuevos significados.

Acerca del origen de los juegos de barajas no se sabe mucho y tampoco del de las cartas de Tarot; en ese sentido existen las más diversas teorías.
En el siglo XVIII se habló de la Atlántida y de Egipto, hipótesis propuesta por Antoine Court de Gébelin (1725-1784) en su libro “Le monde primitif” (“El mundo primitivo”). Otros autores afirman que este juego proviene del Oriente, quizás China, o la India, más aún, del mundo gitano; y que llegaron a Europa a través de los cátaros.

Sí se sabe que el primer juego de cartas surgió hacia el 1300 en Alemania, bajo la forma de estampas que reproducían escenas de la vida cotidiana; eran verdaderas joyas, pintadas a mano y destinadas a las familias ricas que las podían adquirir.

Unos papeles de principios del 1380 que pertenecieron a Laurent Aicardi, un notario de Marsella, mencionan un juego de cartas, que parece que también se jugó en Lille. En aquellos tiempos se mencionaba a Jacquemin Gringonneur, “maestro fabricante de naipes”. Era un iluminador y pintor de la imaginería religiosa cuyo simbolismo reproducía en las cartas y a quien en 1392, el rey Carlos VI le encargó tres juegos de los que se conservan algunos naipes.

Como ya contamos en otro artículo, el tarot se menciona en Italia sin demasiada seguridad, en los archivos de la ciudad de Viterbo. Alrededor del 1450 la familia Visconti-Sforza encargó a Bonifacio Bembo un Tarot de 78 cartas; 74, casi el juego completo, han llegado hasta hoy.

Ya en 1465 un juego de cartas se grabó en planchas de cobre; 50 naipes atribuidos al famoso pintor Andrea Mantegna. Estos juegos tenían una una función educativa ya que constaban de las figuras de los diez estados del Hombre, las diez ciencias, los tres principios cósmicos y las siete virtudes, los siete planetas y tres esferas de las llamadas, “estrellas fijas”; Apolo y las nueve musas, el “Inspirador original” y la “Causa de las causas”.

Autora: Marcela E. Diaz en exclusiva para © consultacartas.com – todos los derechos reservados

Publicado en Esoterismo | 2 comentarios

Desiderata

Sumérgete plácidamente en el ruido y la prisa y recuerda cuánta paz puede encontrarse en el silencio.

En la medida de lo posible y sin llegar a la renuncia, mantén buenas relaciones con todas las personas.

Manifiesta tu verdad con serenidad y claridad, y escucha a los demás, incluso a los más obtusos e ignorantes; ellos también tienen su historia. Evita a las personas que gritan y que se muestran agresivas; representan vejaciones para el espíritu.

Si te comparas a ti mismo con los demás, puedes caer en la vanidad o el resentimiento, ya que siempre habrá alguien que esté por encima de ti y otros que te parezcan inferiores.

Celebra tus logros y también tus proyectos.

Mantén el interés por tu propia profesión, por humilde que sea, pues es algo que posees de verdad, siempre, independientemente de los avatares de la vida.

Sé cauto en los negocios, ya que el mundo está lleno de superchería. Pero no dejes que eso te ciegue y te impida ver la virtud cuando la encuentres; hay muchas personas que luchan por ideales elevados, y en todos los lugares la vida también está llena de heroísmo.

Sé tú mismo, y ante todo no finjas sentir cariño o afecto. No seas escéptico acerca del amor, pues a pesar de toda la aridez y el desencanto, el amor es tan perenne como la hierba.

Acepta con benevolencia el paso de los años, renunciando con dignidad a las cosas propias de la juventud. Alimenta la fortaleza de espíritu para que te proteja en los momentos de inesperada desventura. Pero no te aflijas imaginando posibles desgracias. Muchos temores nacen de la fatiga y la soledad.

Más allá de una saludable disciplina, sé tolerante contigo mismo. No eres menos hijo del universo que los árboles y las estrellas; tu lugar en él es legítimo. Y, seas o no capaz de verlo con claridad, no dudes de que el universo se expande de la forma adecuada.

Por lo tanto, debes estar en paz con Dios; sea cual sea tu forma de percibirlo, y sean cuales sean tus afanes y aspiraciones, en la ruidosa confusión de la vida conserva la paz con tu propia alma. A pesar de toda la impostura, de las penalidades, de los sueños truncados, sigue siendo un mundo lleno de belleza.

Sé cuidadoso. Lucha por ser feliz.

(Escrito hallado en la Oid Saint Paui Church, de Baitimore fechado en 1692)

Publicado en Varios | 1 Comentario

El maravilloso potencial del cerebro

Todos medianamente sabemos, aunque más no sea por haberlo escuchado en alguna oportunidad que nuestro cerebro esta formado o dividido por dos partes o hemisferios, conocidos como hemisferio cerebral derecho y hemisferio cerebral izquierdo.

Y también sabemos que desde allí obtenemos capacidades sensitivas y motoras. Es similar a un mecanismo de relojería perfecto, en donde todo encaja y se sincroniza para permitirnos desenvolvernos saludablemente. Mientras el hemisferio cerebral izquierdo se ocupa de todo lo relacionado con las habilidades lógicas, como la escritura, el habla, la planificación, el análisis y las matemáticas; el hemisferio cerebral derecho hace lo mismo con nuestras habilidades artísiticas, musicales, los sentimientos y nuestros pensamientos global y sintético.

De igual manera que la fisiología puede establecer esas diferencias, desde el esoterismo o la mística se le adjudica a cada hemisferio algunas actividades específicas a cada uno tales como:

Hemisferio cerebral derecho: principio femenino, pasivo, Yin. Lo espiritual e invisible. La intuición, el pasado, la creatividad y el sentido de la acción. Lo misterioso y desconocido, el inconciente y el mundo interior. Las fuerzas no controlables y la energía que no dominamos.

Hemisferio cerebral izquierdo: principio masculino, activo, Yan. Lo material, visible y tangible. El conciente, el mundo exterior y el presente. La planificación, el análisis y la lógica. La información, lo conocido y las energías que dominamos.

Todos usamos más o nos manejamos más comodamente con un hemisferio que con el otro. Por eso es importante que nos observemos e intentemos ejercitar (sabiendo de qué se ocupa cada uno), aquello que menos accionamos en nuestros dias. De esa forma, estaremos haciendo un valioso aporte a nuestro equilibrio bio-psico-social.

Autora: Marcela E. Diaz en exclusiva para © consultacartas.com – todos los derechos reservados

Publicado en Autoayuda | Deja un comentario

Tu mente puede condicionar tus dias.

Si nos observamos a nosotros mismos y recordamos objetivamente vivencias pasadas, podemos abordar a la conclusión de que nuestras experiencias no dependieron tanto de lo sucedido, como de la predisposición y la reacción que tuvimos en el momento de dichas vivencias. Es decir, de acuerdo a lo que creíamos que debía ser y teniendo en cuenta la idea que teníamos formada en ese momento sobre la vida.

De tal manera, unas maravillosas vacaciones pueden ser vividas como una experiencia paradisíaca o como una traumática pesadilla, según el estado mental por el que estemos atravesando. Los factores externos pueden ser idénticos y potencialmente brindarnos una enorme felicidad; siempre y cuando nuestro interior no nos juegue una mala pasada y nos sintamos tensos o desgraciados.

Nuestra reacción primaria a ésto es intentar modificar los factores externos, cuando en realidad lo que debemos modificar es nuestro propio interior para que aprenda a disfrutar de todo aquello de lo que dispone. Viajamos, nos compramos ropa, nos arreglamos el cabello, nos mudamos, creyendo que de esa forma nos sentiremos mejor; y esa gratificación que obtenemos con esos pequeños gustitos que nos damos es tan efímera que a las pocas horas se nos ha esfumado.

Es muy importante tomar conciencia de lo tanto que influyen nuestros esquemas mentales en nuestra calidad de vida. Si logramos sentirnos felices desde nuestro interior, cualquier sitio en el que nos encontremos nos parecerá el lugar perfecto. No podemos ni comprar, ni fabricar la felicidad intentando que todas las circunstancias externas ocurran a nuestro placer y capricho; pero sí podemos intentar ser felices a pesar de las circunstancias que no vivimos como ideales.

No permitas que tus viejos esquemas mentales gobiernen tu vida, abre tu corazón y abrázate al optimismo que supone el estar vivo, el tener salud y el poder seguir mirando al futuro con ojos ávidos de amor y sonrisas que broten como manantiales ante los milagros y abundancia del universo.

Autora: Marcela E. Diaz en exclusiva para © consultacartas.com – todos los derechos reservados

Publicado en Autoayuda | Deja un comentario

La clave del Destino II

Continuando con la descripción del juego de Mantegna, las cincuenta cartas colocadas de determinada manera son una descripción del orden y la unidad del universo, en una especie de escala simbólica que va de la Tierra al cielo y del cielo a la Tierra. Básicamente representa la idea de la elevación espiritual del Hombre.

El juego del Tarot se hizo muy popular en Europa en el siglo XVI, se jugaba con mazos de 78 a 97 naipes y a partir del siglo XVIII se estableció oficialmente el número de barajas en 78 cartas distribuidas de la siguiente manera: cuatro series de 14 cartas “inferiores” (los arcanos menores) que van del as al rey, y 22 cartas maestras (los Arcanos Mayores).

En el siglo XIX el Tarot fue estudiado con muchísimo interés por científicos muy importantes. Eliphas Levi, seudónimo de Alphonse Louis Constant, famoso ocultista francés, estableció una relación entre los 22 Arcanos Mayores y las 22 letras del alfabeto hebreo. En Inglaterra existía una sociedad secreta, la Golden Dawn (“Amanecer Dorado”), cuyos miembros se dedicaron afanosamente al aspecto adivinatorio del Tarot; entre ellos el poeta W. B. Yeats y también Alesteir Crowley, quien creó su propio Tarot.

La influencia de la Golden Dawn se hizo sentir en los países anglosajones extendiéndose al continente americano, apareciendo en Estados Unidos otra asociación, los “Builders of Adytum” (“Constructores del santuario”) que avanzaron y profundizaron las investigaciones para dilucidar el significado oculto del Tarot.

Esta historia cuenta cómo se extendió el Tarot por el mundo pero no explica el misterio de su aparición. ¿Quién o por qué diseñó esas cartas? Tal vez durante la permanencia de los Templarios en Palestina hubiesen recibido algún tipo de mensaje que después quisieron transmitir a sus hermanos a través de las hermandades.

No olvidemos que el origen del nombre de las logias masónicas está en el vocablo francés “maçonnerie”, corporación de monjes albañiles constructores de las catedrales.

El hecho es que, observando los Arcanos Mayores, encontramos simbolismos relacionados con la astrología, la alquimia, el esoterismo y las religiones, y que posiblemente hayan surgido en una época en que los ritos paganos aún subsistían por sobre el cristianismo como todavía sucede hoy en día en las muestras de sincretismo religioso.

Esas tradiciones aún se conservan, como por ejemplo no tirar las cartas el 1º de mayo o durante la Luna Llena de mayo.

Los arcanos menores también están cargados de simbolismo. Los cuatro palos tradicionales de la baraja se relacionan con los ingleses o franceses: la espada equivale a la pica, la copa a los corazones, los bastos al trébol y el oro a los diamantes, y se dice que recrean los temas encontrados en los vitrales de las catedrales góticas que aluden a los cuatro objetos sagrados de la leyenda del Santo Grial (espada, copa, lanza y plato) o a los cuatro elementos universales (fuego, tierra, aire y agua).

Autora: Marcela E. Diaz en exclusiva para © consultacartas.com – todos los derechos reservados

Publicado en Esoterismo | Deja un comentario